domingo, 3 de abril de 2011

Diario de una provocación: Caperucita y el violador




Por mucho que lo imagines,

nunca será lo mismo

el mundo con ojos de loco,

tener urracas en el coco,

y polillas en el corazón,

que ser un aburrido cuerdo

con el futuro previsto

y la poesía dormida, en un cajón.


Y mira tú que tontería:

-ahora me siento caperucita

en manos de lobo feroz,

que se burla de mi inocencia,

mostrando ya sus encías

de inútil depredador.

-Te comería enterita,

aunque no seas de azúcar

sino de miel y limón-;


la capucha de la abuelita

se volvería tan roja

como la menstruación,

y la niñita inocente

moriría en manos del lobo

-compinche del cazador-,

que pretendía violarla

sin ninguna compasión.


"Caperucita estúpida,

lobo astuto, adinerado cazador,

la violencia de los cuentos

no ha muerto todavía,

aunque algunos días

se disfrace de ficción. "












No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada