viernes, 1 de abril de 2011

Conversaciones de borrachos

Tanto sueño y tanta ilusión

a punto de reventar,

-así, cualquier conversación

estaya en la barra del bar:


-Te quiero.

-¿Qué??

-Lo que oyes: quiero té, Mariano.

-Ah, pensaba...

-No, no pienses. Es todo ficcional. Incluso el té con limón.

-Chico, la vida es jauja y tías buenas.

-Eso creía yo, cabrón.

-Vete a llorarle al cura, cierrabares tontaina.

-Mejor bebo cerveza y pienso en ella.

-Marica, marica, maricón...

-Calla, Mariano, calla. Si me concentro, escucho su voz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada