lunes, 7 de marzo de 2011

Polizón en mi vida



"...Teníamos todo el tiempo del mundo
y sin embargo...
andábamos descalzos
para no ahuyentar los segundos,
y así de paso, dejar olvidada
la fecha de caducidad en los zapatos.
Bebíamos cerveza a largos tragos,
yo aspiraba lentamente el humo
de tus cigarros,
sintiendo aquí dentro
cómo me ibas envenenando...
tampoco se nos daba bien hablar
estando tan excitados,
asi que aprovechábamos los besos
para desgastarnos la piel y los labios,
dejando posos de alcohol
en todos los escenarios.
Íbamos del sofá a tu cama,
de tu cama al coche, del coche al baño,
perdiendo en todos los rincones
tantos botones como camisas volaron.

Y al final te rendías, los brazos en alto,
declarado culpable de todos tus actos:
era sin duda, el peor delito jamás cometido
-haberme querido tanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada