lunes, 23 de diciembre de 2013

bodas de sangre o una ceremonia íntima


Estas manos, que son tuyas,
pero al verte quisieran
quebrar las ramas azules
y el murmullo de tus venas.
(F.G.Lorca)
lorca está mirándome desde su luna verdísima.
                yo soy su tragedia. la más pura de todas.
lorca que fue federico, pero que sobre todo fue el dolor de ser quien era. 
       lorca me habla. tiene múltiples bocas. rostros de pasión, ceniza y azahares.
una muerte sobrenatural es lo que deseo. telúrica. violenta. 
      como la que no tuvo la Novia. que agarra el cuchillito y lo pasea por su cuello de venas burbujeantes. mientras tanto, los hombres se pelean por ella. el Novio y el que en otro tiempo ocupó ese lugar.
                 y se matan entre ellos. se mueren como caballos furiosos al galope. 
       y se acaban mutuamente. se confunden con el bosque. con la tierra. con la sangre.

bodas de sangre arrodillada a los pies de la muerte. es bonita la palabra.
       muerte. muerte. muerte. 
es prometedora. 
            la repito y la paladeo y la oigo aquí temblando. 
      qué fácil sería reclamarla y que te la dieran. un bautizo siniestro.
  la recompensa íntima.

sólo ha quedado un rastro rojo. un rastrojo. una huella apenas perceptible.
                  mi corazón pisoteado y pequeño, como una cereza demasiado madura. 
                                         mi cereza sin fuerza. mi corazón sin hueso.

no ha habido boda.
ni la habrá nunca. 
sólo luto perpetuo y unos ojos azules. unánimes. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada