domingo, 29 de diciembre de 2013

adiós al crimen

                                                                    violentamente 
 
te amé violenta y fugazmente
    como se pisa una hoja en invierno
como se pisa con fuerza
la hoja más blanca

del árbol más mío
  
crujiste bajo mi peso sin una sola lágrima
torcedura de hombre y el deseo
nos quiso hacer tan breves

diminutos
 locos
torrencialmente bellos

ahora te pienso así

                                     violentamente
se perdieron las hojas 
con tu nombre en el dorso
tatuado

se agotaron los golpes

el silencio dejó la puerta abierta
mi cuerpo en canal y amputado
tu sintaxis mordisco

agotada 
lírica
aquí o entonces


te vas violentamente

mi voz es suave:

"adiós al crimen".





          



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada