martes, 5 de noviembre de 2013

poema desgarrado

indefensa y redonda
    me orquesto en el calor y luego nado
 lucho con mis alas gigantes de colibrí ansioso
          vibro en esta silla giratoria y
  qué martirio es verte lejos
                  temblar en tus pupilas
         clavar la estaca
            soñar el tacto

          uñas del último verano
  que ya no son de nadie y estos pies
              dime para qué os quiero
           cómo cojones los uso
                           y la espalda
                a quién sostiene a quién
         si me faltas tú   mano  garra de siempre
               puñal de plata
                         
            hoy los libros son náusea
  no estoy loca pero    la verdad es que sí
 quiero crímenes   vejaciones
             desgarrar palabras hasta que
    duelan todos los adverbios de golpe

            violar es un verbo amable
       solloza entre silencios otra piel


                 
     
             



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada