sábado, 9 de noviembre de 2013

placer oblicuo

profesionales del crimen tantas veces
     huíamos a gritos por las tuberías del verbo

          azotar no es la palabra  

entonces la oquedad más simple 
        ojos de noviembre como un gato 
   con las botas pareces más cruel  y obviamente
              tus pestañas mi cuello en danza idiota

     varias capas por debajo mis temblores
renazco me desquicio  agarra el pomo  más deprisa
        del otro lado risas riachuelos 
               y una mujer sola  

       extendida

   te veo engullir y me desangro
          
        no hay leyes que me impidan inventarte
    trazar extremidades sin demora
                    olfatear el triunfo por su tacto

             no tengo más silencios para darte
                     mis poros tal vez mi identidad       

dueños callados del placer oblicuo  



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada