lunes, 18 de noviembre de 2013

el arte del ceceo

A mi alegre Ce Ce, 
mujer alucinante y verdadera
rizada y absoluta entre la gente
  te acercas a mi vida y la levantas
         
       tu risa con su acento repentino
        me abraza    y se abraza   y desde aquí
                   se ve la tierra inmensa  tierra tuya
     
   desgranada, me asomo a su misterio:

       envidio tu energía o el calor
     de tus palmas abiertas y sencillas

         hemos cambiado de patria, vos y yo
  
        así   mudar la piel   lamer
                      la forma limpia de mirar al frente
             
       compartimos raíces, Celia

 hijas  sí   de un mismo árbol que crece 
        en los campos eternos de la pampa
   en la sierra canosa granadina
             o en las calles de rimas madrileñas

            aquí te dejo el corazón caliente
      y me vuelvo a marchar con los sabores
                       que intuyo en un verso del futuro
capaz de reencontrarnos
                                          y salvarnos.






              
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada