miércoles, 23 de abril de 2014

de estómagos

a Santi
a Alejandra

estábamos vivos y dentro del vientre de la ballena.
   no hacía frío pero tú te arrebujabas   y desaparecías
            dentro de tu sudadera gris
         
                      (dentro de ti mismo)

   como si acaso pudieras hacerte invisible a las palabras...

   estábamos vivos dentro del vientre de la ballena
            y mientras ellos leían cosas importantes
                     yo prefería oler tu nicho de ignorancia
            la ostentosa timidez con que me hieres
                               y te das a la fuga sin estruendo.
             
           ya lo sabes:
   hablar de ella es hablar de nosotros
       sentir la catapulta del pasado en la garganta
                             un ardor indolente en las tripas
                    y sabernos huérfanos pero nunca malditos

                     no quiero ir nada más que hasta el fondo*

    estábamos vivos y dentro del vientre de la ballena
           cuando vi aquel bicho muerto patas arriba
 
    entonces supe que estaba pisando a kafka
               y quise emerger del fondo o abrazarte.



                     
                 
*último verso de Alejandra Pizarnik, encontrado en un pizarrón en su cuarto de trabajo

1 comentario:

  1. Buah... BRUTALMENTE BELLO. De verdad. Gracias por dolerme así.

    ResponderEliminar