domingo, 25 de mayo de 2014

rayuela

Me di cuenta enseguida de que para verte como yo quería
era necesario empezar por cerrar los ojos [...].Te movías como
un caballo de ajedrez que se moviera como una torre que se 
moviera como un alfil.

(Julio Cortázar)


               lancé una piedra pequeña para ver qué pasaba.

                          la única ley era no pisar las líneas
                                 y saltar a la pata coja sin tropezarse
                                       (algo fácil a simple vista)

                   mi esencia de Maga te rozó los ojos
                                       (niña taciturna sin instinto maternal
                hermosa ignorante preguntona
                                 hechicera de nada y de tantos otros miedos)

             inventamos el gíglico como una fiesta de palabras.

            balbuceamos hasta el llanto
                       un orgasmo tras otro y el abrazo final
                                                       me envejeció de pronto
             ¿...desesperadamente?

                           te confieso que  nunca me arrojé al Sena.

             nuestra esencia  no era ser personaje
                  sino personas con sangre en las rodillas
                               barro en los zapatos y en los sueños

ahora que duermes a mi lado y te adhieres a mi espalda
                sé que tu voz estará cerca
                                 en todos los otros lados posibles.


                                                                                             .G



                        

                 
                



       

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada