jueves, 25 de abril de 2013

ritual del lector

No hay idioma que exprese algo realmente válido
(J. Leyva)

Poesía habitáculo vacío encadenamiento de silencios un interlocutor y dos y tres pero qué qué qué
si expresionismo es enterrarse por dentro y suplicar mientras las rosas se abren de repente siguen tan callados los libros me asfixian desde hace tantas páginas y menos mal que Bolaño ...
Inconmovible sonrisa de botella de agua del grifo de estuche de gafas siniestro de impresora sin tinta que no dejar de gemir y gemir -como si alguien pudiese escucharme-
Te nublaste y me señalaste con el dedo la silla más dura la más alta la más imaginaria si cabe aunque mis piernas no se movieron porque eran dos flanes vainillosos goteando hacia arriba
voces mudas en todas partes en cada una de las grietas en cada uno de los orificios de los asistentes
miren directamente mis ojos y sueñen con estar muy lejos con sentirse extranjero en la propia almohada con saberse exiliado hasta del vientre de la difunta madre

tomen impulso pulsen el botón: pienso hacerlo una sola vez


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada