lunes, 8 de abril de 2013

cuerpos celestes

A Alexander 
Qué panorama esos dos círculos azules mirándome fijo
                                  tiernos muy tiernos tiernecillos los dos círculos y
            si empezaran a desbordarse no me sorprendería porque
                              son tan vastamente azules que...
                                                        (...)
           
 y redondos
 -como los del espejo-
   
 se sonríen por dentro y resbalan en mi nuca
                        nunca antes contemplada hasta hoy
          el mate se enfría mi mente se abrasa mi cuerpo cruje
                         resiste     lucha    contra el tiempo del tiempo
            y me siento capaz de volar y sobrevolar la tristeza amarilla al igual que entonces

                              Soy esa otra ahora que amo mi morada
  mi Madrid morada                                                           mis queridas emes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada