viernes, 12 de abril de 2013

letraherida

el sol es tan culpable de estas marcas voraces
    como tú de las cosas que piensas y no dices pero piensas
           y a menos que se desvíe el tornado de mis leucocitos
                 acabaremos tan revueltos que no habrá quien pueda probarnos

                                                                                    por separado

          tú piensa sigue con tus cosas con tus rizos piensa escribe un verso y vuelve
                         vuelve a pensar en lo rápido que pasa todo y en lo cerca que
                                                  nos tenemos el uno al otro el otro al uno
                                                      mientras todo a nuestro alrededor

                              se inclina la tierra las moscas zumban
                                           y el sol:
                               
                                        mientras haya sol no importa el resto

Bebo cerveza y te pierdo sin perderte entre esas hitlerianas faldas míticas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada