domingo, 3 de junio de 2012

En zelo

Se han ido desvistiendo misteriosas
    las horas de la tarde
mientras tú me
  -embestías-
         y yo me
               -resistía-
a las miradas de inca furioso
  a punto de iniciar el combate
desde detrás del periódico.
    Habías empezado a excitarte
        con los anuncios de contactos
y erecto el pensamiento deambulaba
   de mis piernas      entreabiertas
        a mis ojos        entrecerrados pero atentos
 Fue inyectar mis pupilas en las tuyas
   pasarme la lengua por los labios
            y jadear un poquito
para tenerte casi encima con
        las piernas flexionadas
   -como si yo fuese un trampolín
en una piscina olímpica
   hecha a la medida de tus largos.. .-
Tomaste aire antes de saltar al vacío
      y mi humedad te recibió con
               ondulantes caricias
de textura viscosa
            Ya tu mano   juguetona
   en este tobogán      resbaladizo
            Ya tus dedos  columpiándose
entre   los
     desniveles       de mi
                    cuerpo
    recorriendo blandamente la ba
                                                   ja
                                                     da
   que modela mi vientre  y  mi       cintura
            deshaciendo tu calor en una caricia
 -larga-
    que se hunde en mis       gemidos
            Otórgame     tu     boca
     (y su eco de pueblos milenarios)
             Profana  con tu lengua
   el sabor tropical
 las cataratas del Iguazú
             Roza el Machu Pichu
             Y móntame
                  dómame
                     atraviésame
         con tu lanza poderosa
 despacio al principio
     y luego en bravos embates
    Deja las marcas de tus uñas en mi espalda
             y
Lentamente                   córrete dentro
Envuelto en un éxtaxis
Oscuro
            y retira tus dientes de mi cuello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada