martes, 7 de mayo de 2013

que no me oiga Neruda

Mi boca era una araña que cruzaba escondiéndose.
En ti, detrás de ti, temerosa, sedienta.
(P. Neruda)
huele insoportablemente a mí y
        no lo soporto
     
 me está volviendo loca esta piel de siempre y quiero mudarme
             verter todos mis poros mis libros mis horrores
                               en tu regazo
                  y  que me abraces desnuda o desgarrada
                           mientras el techo cae
                                                            cae
                    va ca-
                  yen-
               do-
                    sobre nos
                                   otros:
                     
        ¿desde cuándo goteras en los árboles?
                     
              de qué color son
                 ellos
          (los rampantes los pecotosos los inciertos)
                                 yo sólo sé que vinieron del Norte
               buscando un lugar donde quedarse
                             
                   limpio chiquito tal vez barato

         y abrí las puertas de mi caparazón
                para que los pájaros de tu boca fueran mis animales

                 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada