jueves, 28 de marzo de 2013

alas

Coger y morir no tienen adjetivos
(Pizarnik)
todavía no llegan las libélulas

abro los mugrientos las furiosas los volátiles y entra el invierno con el sol y sus acompañantes pero
 nada más que eso y                   sabe ácido e insuficiente como cuando te acostumbras
            a tomar medicamentos contra el dolor sin embargos
    de la mente no podemos huir aunque trepemos a los árboles y muy alto
qué bonitos los cerezos ahora que se acerca abril mes de los enamoramientos naranjas de cada tanto
   pero el placer es fácil tan fácil como abrirse y cerrarse hasta que las fuerzas ya no
y al final un revoltijo de sentimientos para vender de a céntimo en el rastro porque para otra cosa no sirves no sirven no sirve la libélula sobrevolando mi sueño si tampoco
                                                           retrocede el tedio y los amaneceres a las once el letargo del edredón y de las voces de la pared que no se callan nunca nunca nunca
               malditas voces blancas
                              cogen mi vida en mi vida cogen y muerdo la fresa hasta el fornicio y sumerjo los dedos
                    en el caldo pegajoso  
          donde el azúcar

                              qué dulce morir crucificada y no dar la vida por nadie

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada