viernes, 7 de septiembre de 2012

Mentiras hilvanadas o algo parecido


“Se abrió un claro entre las nubes
hemos vuelto a ver el sol
como dos presos comunes
del tejao de una prisión”.
(Extremoduro)
Y a qué la nostalgia
                  a qué
     si no la sientes sino artificialmente
en el lapso de tiempo que transcurre desde que
          preparas un mate y absorbes su amar-
go sabor      que sabe a todo eso
      intuido desde el otro lado
Caes longitudinalmente al cielo
          y el horizonte no llora tu muerte
    ni la de tus poemas anteriores
ni la de tus versos maltratados
Qué absurdo sería
        qué estulticia desorbitante
producto de la mente de un *tarúpido
    tener fe
  He leído escritores que creían que
escribir era su oficio y el de su alma
         y su penitencia
He desleído sus frases acumuladas
en libretas en borradores
    en paredes
   como gritos de rebeldía o resistencia
o no sé qué protesta silenciosa sin sentido
     Pero ahora
Ahora, digo, que conozco que su miseria
es la misma de todos,
     ahora,
cuando me veo reflejada en el cristal
    del colectivo 141
atravesando esta ciudad que es mía
las ganas de escribir se desmoronan
      de golpe
   Y pienso
en todo el tiempo empleado
     tratando de versificar algo
aunque fuera una tontería
      parecida a eso que llaman felicidad
sin conseguir ser feliz
           mientras tanto.

*tarúpido=tarado y estúpido

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada