lunes, 24 de septiembre de 2012

Estaciones que vuelven o segunda primavera


Me florecen las lágrimas
como pétalos que despertasen del olvido
y hay algo en mis estambres que cruje:
zumbido o ronroneo animal cavando en
esa hondura que soy cuando amanezco
Y estoy tan abierta tan abierta tan abismal-
mente abierta que el rocío resbala hacia el centro
horadando los restos de noche
que caen desde las ramas más altas
a mis pechos de invierno
Y humedad es todo cuanto intuyo es todo
lo que tienes entre los ojos
amarillos y azules y verdes
de invertebrado que se vierte
en vertical desmesura
No dejes de hacer eso que haces
de oler mi olor y olvidarte luego
como si mi voz te quebrase los dedos
y ni siquiera pudieras nombrarme:
Violeta de los Alpes blanquísima
-semilla eterna
anhelando polinizarse-.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada