lunes, 1 de julio de 2013

otro empate

Cuando ya no nos queda nada,
el vacío del no quedar
podría ser al cabo inútil y perfecto.
(J. A. Valente)
 
te vas
    y a tu paso se apagan las farolas
           como si alguien supiera que ibas a rezar entonces,
                    anclado a la sombra de los mismos portales
         vagabunda tu vida mientras tanto.
             
                  tus lindos ojos braman y toda la fuerza  
                      -toda ella-
              con la que soñaste aquellos días
                           pertenece a otro que se aleja
                       por la misma calle, en dirección contraria.
                           
             los hijos que no nacieron son un motivo
                    por el que estar orgulloso ahora que la nada.
              y hasta cuándo durará el temblor mental
           la idea fija de no querer morirse en un lugar cerrado...
 
                     por qué desplomarse en una cama
               pudiendo mirar el cielo inmenso
                     lleno de contaminación y diminutas luces rojas
                         de aviones infinitos con destinos infinitos:
                                   
                       ahí van todos esos hombres
                           infinitamente más vacíos que tú
                             
 
     

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada