jueves, 9 de agosto de 2012

Pleamor


Una boca sumergida y ronca rebrota
      como un milagro desde el fondo
del pantano de tus ojos     indecentes
quemantes o lascivos     en la noche ruidosa
              de Blandos Aires
Permanecen los restos del naufragio
         entre nosotros
y algo me impide   distinguir
qué es frazada    qué almohada
              qué dedos
Qué es todo esto
derrumbándose sobre mi cuerpo
    de madrugada
Tu pecho guarda un rugido oceánico
       las olas nos arrastran sin remedio
Te hundes         te ahogas
           nos mueres
hacia abajo
    hacia abajo
            hacia
dentro
y lejos de esta orilla
Río de la Plata    río tembloroso
           Caos nuevo
Vuelve tarde   de noche   a oscuras
Sal de aquí  vete   márchate    huye
pero regresa a mi 
     desorden
Y déjame que te cuente que
             -esto-
 no es un poema sino
                         el pleamor
la paz    tan   anhelada
 la agitación          el oleaje

      de mis sentimientos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada